necora.es.

necora.es.

Cómo aprovechar al máximo una langosta cocida

Introducción

La langosta es una de las delicias más finas de la gastronomía marinera, y su sabor es inigualable. Sin embargo, muchos se sienten intimidados a la hora de cocinarla en casa, especialmente si se compra ya cocida. No obstante, cocinar una langosta cocida es mucho más fácil de lo que parece, y en este artículo te enseñaremos cómo aprovecharla al máximo.

Paso 1: Escoger la langosta

Antes de cocinar la langosta, debemos asegurarnos de haber escogido una de buena calidad. La langosta debe estar viva al momento de ser cocida, y si vamos a comprar una ya cocida, es importante que sepamos cuánto tiempo ha pasado desde que fue cocida. Si ha pasado más de un día, es mejor que escojamos otra.

  • Elige una langosta que pese cerca de un kilo, ya que será más suculenta.
  • Revisa que la langosta tenga todas las patas y antenas completas, y que no tenga manchas marrones en su cuerpo.
  • Si la langosta está viva, asegúrate de que sus ojos estén brillantes y que se mueva con facilidad.

Paso 2: Preparar la langosta

Una vez que tenemos nuestra langosta, es hora de prepararla para su cocinado. Lo primero que debemos hacer es retirar cualquier parte que no sea comestible, como las branquias y el saco de la cabeza. También podemos retirar las patas y la cola para hacer más cómodo el cocinado.

  • Para retirar las branquias, rompe la cabeza de la langosta a lo largo por la mitad con un cuchillo y sácalas con cuidado para que no se rompan.
  • Para quitar el saco de la cabeza, usa una cuchara para sacarlo desde la base de la boca.
  • Para retirar las patas y la cola, córtalas de manera segura con un juego de pinzas y un cuchillo afilado.

Paso 3: Calentar la langosta

Una vez que hemos preparado nuestra langosta, es momento de calentarla. Es importante tener en cuenta que la langosta ya está cocida, así que no es necesario cocinarla de nuevo. Lo que queremos es calentarla de manera uniforme para que quede en su punto ideal.

  • Para calentar la langosta, podemos usar diferentes técnicas, como el horno, la parrilla o una cacerola con agua caliente.
  • Si usamos el horno, precalentamos a 180ºC, metemos la langosta en una bandeja con un poco de mantequilla y la dejamos de 8 a 10 minutos.
  • Si usamos la parrilla, ponemos la langosta en ella y la doramos de ambos lados durante 5 minutos.
  • Si usamos la cacerola, ponemos agua a hervir y sumergimos la langosta durante 2 o 3 minutos.

Paso 4: Servir y disfrutar

Una vez que nuestra langosta está caliente, es hora de servirla. Lo ideal es ponerla en una fuente grande y decorarla con unas rodajas de limón y un poco de perejil fresco. También podemos añadir una salsa de mantequilla y ajo, o una mayonesa con limón y eneldo.

  • Sirve la langosta con un cuchillo y un tenedor de marisco, para que tus comensales puedan disfrutarla cómodamente.
  • Sirve la langosta con una ensalada de aguacate y tomates cherry, o con un acompañamiento sencillo como el arroz o las patatas cocidas.
  • Disfruta la langosta con una copa de vino blanco bien fresca, o con un refresco de lima y hierbabuena.

Conclusión

La langosta es un manjar de la gastronomía marinera, pero no es necesario ser un experto para cocinarla en casa. Siguiendo estos pasos, podrás disfrutar de una de las delicias más finas del océano en la comodidad de tu casa. ¡Buen provecho!